miércoles, enero 16, 2008

Crónica del abandono anunciado


Pasan los años,pasan los funcionarios y la historia sigue.Desde el año 2006 vengo mostrando en este blog el estado de situación de la Biblioteca Argentina Dr. Juan Álvarez.Desde la tormenta del 31 de marzo del año pasado y la pedrea del año 2006 el abandono al que fuera sometida la Biblioteca, durante años, dejó al descubierto goteras,filtraciones,vidrios rotos,instalaciones eléctricas obsoletas,cielo raso que cede ante las filtraciones y desagües insuficientes,entre otros.Los sectores más afectados fueron el depósito que se encuentra en el subsuelo de la Biblioteca -se mojaron 260 libros el 30/03/2007- y la Hemeroteca que dejó de atender al público por decisión de sus empleados, ante la falta de respuesta a sus necesidades: un edificio que ya no es habitable, goteras por doquier afectan los depósitos que provocaron el traslado del material al salón de lectura de la misma, en un primer momento, dejando sin lugar disponible para la atención del público.

"Hubo que cerrar un sector de la hemeroteca por el avance del agua. Se reordenó la ubicación del material y su funcionamiento hasta reparar un sector, pero no se perdieron, ni están en riesgo los periódicos y tampoco los libros de la biblioteca.Es un edificio antiguo que recibió los efectos de la pedrea y la tormenta", anunció Giani y que "la semana entrante se licitará la reparación de los techos y filtraciones bajo un costo de 60 mil pesos", al diario La Capital.(14/04/07)

Del mismo modo la secretaria del área, María de los Angeles González garantizó que los libros "se encuentran bajo resguardo" al resaltar que la biblioteca "es nuestra prioridad en la gestión".




Lo cierto es que la respuesta para la Hemeroteca fue la promesa de refacción del edificio y el alquiler de un inmueble para el traslado del material que quedó sin efecto, perdido en los vericuetos de la burocracia.Sin embargo lo primero se está realizando después de casi un año de ocurrida la tormenta, claro que no con pocos inconvenientes: sacaron toda la membrana del techo para arreglar las infinitas goteras que tiene el inmueble pero no previeron las tormentas que estaban pronosticadas, desde varios días atrás, para esta semana.Es así que hoy,al llegar a la Biblioteca, el salón de lectura se transformó en depósito del material de la Hemeroteca, que contó con la suerte de que la tormenta fuera a las seis de la mañana, próximo al horario de entrada del personal,caso contrario no hubiera sido posible rescatarlo.


La falta de membrana, también afectó al depósito situado en el entrepiso del salón principal de la Biblioteca por lo que tuvieron que cubrirse los libros con lonas azules.Las siguientes fotos ilustran perfectamente lo antedicho.Lamentablemente la arquitecta encargada de las refacciones está de vacaciones.






BubbleShare: Share photos - Lead Free Toys

Si bien se cambiaron los vidrios rotos por la pedrea, todavía quedan algunos pendientes.El cableado eléctrico no está en condiciones, la calefacción del salón de lectura todavía está inconcluso, a lo que se suma el calor agobiante del verano que hace imposible estar en un edificio totalmente vidriado y pensado para contar con aire acondicionado, sin olvidar los requerimientos necesarios para la conservación de los libros.

Cabe aclarar que el edificio cuenta con las instalaciones para la refrigeración,aunque nunca se compraron los equipos.Ante esto van aparecieron soluciones parciales como la instalación de un aire split en el segundo piso de la Biblioteca, donde trabajan dos personas, una de ellas es personal jerárquico;la oficina de la Dirección ya contaba con uno.Si bien se realizaron sendos pedidos de refrigeración para todo el edificio sólo respondieron que podría hacerse un cerramiento en el primer piso, y colocar un aire allí,lo que excluye al resto del edificio.

De este modo,las soluciones parciales no contemplan las necesidades del conjunto de la institución: empleados y usuarios.Si bien las autoridades aducen una preocupación por atraer a los usuarios, los hechos parecen lograr todo lo contrario, la Biblioteca cuenta con múltiples falencias: un sistema informático obsoleto que no responde a las necesidades de los empleados y usuarios que ven entorpecida su búsqueda, un catálogo desactualizado,falta de libros necesarios para estudiantes de nivel medio y universitario.Hay libros de textos que no pueden ser sacados a domicilio porque existen uno de cada ejemplar, en estos casos, hay bibliotecas populares que dan mejores respuestas a sus usuarios.Entonces, no se trata de lectores alejados de la biblioteca por el uso de internet, sino por fallas estructurales de la misma, no sólo edilicias.

Si bien se compraron libros en el mes de diciembre, tal vez, se podrían haber comprado más con el dinero del aire acondicionado que disfrutarán dos personas, o tal vez, se podrían haber comprado más ventiladores para cada sección y así mitigar el insoportable calor del verano.Si alguien se preguntara,pretendiendo una analogía,qué culpa tiene quien se compra un O Km frente al hambre de los chicos de la calle yo diría que ninguna(SIEMPRE Y CUANDO NO EVADA IMPUESTOS), pero como no se trata de situaciones particulares sino institucionales, hay que tener una mirada de conjunto, que contemple las necesidades de todos, personal jerárquico,empleados y usuarios.Por todo esto la compra del aire acondicionado para una oficina pequeña no puede ser tomada más que como una "provocación" hacia el resto del personal.¿Debemos realizar un paro, como en el Distrito Oeste, para que lo instalen?


A las falencias edilicias hay que sumar las designaciones "a dedo" del personal jerárquico.Algunas veces resulta inexplicable ¿cómo personas con poca formación y legajos plagados de partes médicos fueran nombrados y no cumplan su función?.De este modo no sólo el edificio no es funcional a la institución sino que parte de su personal jerárquico no cumple con las funciones para la que fueron designados.Ante las últimas designaciones el miedo al concurso fue recurrente de parte de los designados legitimando las designaciones "a dedo", que muchas veces, contribuyen al deterioro institucional, ya que no sólo se trata de falta de capacitación, sino que lo más grave es la falta de interés.A algunas personas sólo les interesa cobrar el sueldo a fin de mes.

Para concluir, sólo cabe destacar que, el denominador común de todo lo argumentado es la falta de gestión.



1 comentario:

Pablo González dijo...

Estos hechos recientes, junto a los hechos comentados en este blog durante 2006 y 2007, confirman q estamos frente a una gestión que se prioriza y beneficia sólo a si misma, dejando en el olvido tanto a empleados "rasos" como a lectores.
Frente a esto el silencio se erige como la peor de las complicidades.