jueves, noviembre 27, 2008

Cristina Peri Rossi, primera mujer en ganar el premio Loewe de poesía

Cristina Peri Rossi es la primera mujer en ganar el premio de poesía de la Fundación Loewe.La escritora dijo estar "emocionada por ser la primera mujer que recibe el Loewe de poesía, yo, que he sido protagonista de innumerables episodios sociales, luchas y combates". De su obra, afirmó, es un poemario "de perdedores, audaz y humano, muy a contracorriente de lo que he hecho
siempre"


Manual del marinero

Llevados varios días de navegación

y por no tener nada que hacer

estando la mar en calma

los recuerdos vigilantes

por no poder dormir,

por llevarte en la memoria

por no poder olvidar la forma de tus pies

el suave movimiento de ancas a estribor

tus sueños iodados

peces voladores

por no perderte en la casa del mar

me puse a hacer

un manual del marinero,

para que todos supieran cómo amarte, en caso de naufragio,

para que todos supieran cómo navegar

en caso de maniobras

y por si acaso

hacer señales
llamar con la o que es roja y amarilla
llamarte con la i

que tiene un círculo negro como un pozo

llamarte desde el rectángulo azul de la ese
suplicarte con el rombo de la efe
o los triángulos de la zeta,

tan ardientes como el follaje de tu pubis.

Llamarte con la i
hacer señales
alzar la mano izquierda con la bandera de la ele,
subir ambos brazos para dibujar

-en el relente nocturno-

las dulzuras lúgubres de la u.

En el siguiente video podés escuchar a Peri Rossi leyendo:Relato "Simulacro II" de LA TARDE DEL DINOSAURIO. Nueva edición, abril 2008, en Tropo Editores.

Fuente:ADNcultura y Nortecastilla.es

1 comentario:

amaranta dijo...

Ayer la heróica Peri Rossi fue juez (de otro concurso, el Torrevieja) y hoy (a cinco días de aquel) es parte (ganadora) de otro, el Loewe. Su ganador de ayer, Jaime Siles, es su dictaminador de hoy.

Algo huele a podrido, pero no en Dinamarca.

Es la ética de los altos ejecutivos de la literatura que se intercambian favores en efectivo.

Que premio tan decadente, el Loewe, qué insulto a la inteligencia de quienes vemos pasar de mano en mano (las mismas de siempre) ese premio.