jueves, enero 18, 2007

Católicas por el derecho a decidir (aborto)fueron nominadas al premio "Ella cambia al mundo 2007"


Católicas por el Derecho a Decidir-Córdoba, Argentina, tiene diez años de existencia y de pertenencia a la Red Latinoamericana de Católicas por el Derecho a Decidir (CDDLA). Desde la red venimos dando a conocer el derecho a decidir de las mujeres -como agentes morales capaces-, y el derecho a disentir de las enseñanzas de la Iglesia -que no han sido declaradas infalibles-, como una opción ética.

Nuestro objetivo es promover -desde una perspectiva ética, católica y feminista- los derechos de las mujeres en sexualidad y reproducción. Buscamos la equidad en la relaciones de género y la ciudadanía de las mujeres, tanto en la sociedad como al interior de las iglesias. Desde nuestra identidad, venimos generando espacios de reflexión y acción, en alianza con las diferentes expresiones del movimiento social en toda la región y en el ámbito internacional, difundiendo argumentos que ayuden a sustentar el derecho a decidir, la libertad de conciencia, el reconocimiento de la diferencia, la pluralidad y la diversidad.


Con las palabras anteriores se presentan en su sitio web donde promueven actividades para luchar e incidir en políticas públicas que promueven el derecho a la dignidad de decidir respecto el cuerpo sin el tutelaje de la Iglesia Católica (que por otro lado siempre fue dogmatizada por hombres que ejercieron el poder),la despenalización del aborto,el uso del condón para evitar la pandemia del SIDA,la libertad en la orientación sexual y el acceso a métodos anticonceptivos seguros.


Católicas por el derecho a decidir fueron nominadas al premio "Ella cambia al mundo 2007" que forma parte de la Campaña de los 88 Dias, que va desde el 10 de Diciembre del 2006 –Día Internacional por los Derechos Humanos– hasta el 8 de Marzo del 2007 –Día Internacional de la Mujer-. La campaña permite recaudar fondos a nivel internacional que luego se utilizan para subsidiar a entidades que luchen por los derechos de la mujer.

Los sitios de la Campaña para votar a través de internet son: www.88days.mamacash.org (en Inglés) y www.88dagen.mamacash.nl (en Holandés). Allí aparece la foto de cada una de las instituciones nominadas al premio, por las que podrán votar desde el 10 de Diciembre de 2006 hasta el 10 de Febrero del 2007.La organización/grupo que reciba la mayor cantidad de votos recibirá el premio, asi como un subsidio institucional de 20.000 euros.

Si quieres puedes apoyarlas con tu voto!


Tags: Catolicas por el derecho a decidir,aborto,sida,premio Ella cambia al mundo 2007

11 comentarios:

Natalia dijo...

Qué buena oportunidad!!

Gerardo dijo...

No se puede llevar en la misma bolsa huevos y piedras; sea cual fuere tu elección de vida, hay cosas que hay que optar....
La Iglesia Católica considera que todas, remarco, TODAS, las personas son iguales y deben ser tratadas con la misma dignidad; de allí se desprende que al considerar al embrión humano una persona, sea ilegítimo que otra decida por su vida o su muerte.
Uno puede estar de acuerdo, o no con esta postura; pero no hay que realizar segundas interpretaciones de lo que, para las Iglesias Cristianas, es una idea central y absolutamente clara.
Saludos

Claudia Bazán dijo...

Gerardo,
gracias por tu comentario creo que el disenso muchas veces permite construir.
En este caso como católica, desde el libre albedrío que Dios me da, elijo estar a favor del aborto, aún cuando no lo haría personalmente.No importa lo que yo haría,no se trata de mí sino de muchas mujeres que dejan su vida cuando llegan, desesperadas o abrumadas por la miseria, a tomar esta decisión que les pesará toda su vida.Las que mueren habitualmente son pobres porque las que tienen obra social pueden disfrazarlo con otra operación en una clínica privada.

Y si ejerzo mal mi libertad deberé rendirle cuentas a Dios cuando sea el momento.Pero ni el Estado ni la Iglesia tiene el derecho de disponer sobre el cuerpo de una mujer, en todo caso,es de su fuero íntimo,no es suficiente la culpa conque cargarán toda su vida? . No creo que nadie pase indiferente por un momento así, a veces, no tienen elección.

En todo caso me pregunto porqué la Iglesia permite que haya tantos chicos en la calle?, un mal endémico de nuestro país, que si bien no es su responsabilidad no veo cómo pueda responder a la gran cantidad de chicos que nacerán y morirán en las calles, sin futuro si el Estado no da respuestas.

Es muy fácil decir lo que se "debería hacer", el deber ser siempre es más fácil, difícil es "vivir" tomando decisiones que desde "afuera" no siempre son fáciles de entender.

No creo que lleguemos a un acuerdo, tampoco intento convencerte, sólo intento darte mis razones.Soy católica practicante y me resulta muy difícil sostener esta postura, cuando rezo sólo espero que Dios me perdone si estoy equivocada;
aunque estoy convencida de mi postura.

Si hubieran más campañas de planificación familiar, más información y si el aborto fuera despenalizado, no sólo disminuirían las muertes sino que, tal vez , serían menos los casos de aborto.

No hubo más divorcios porque existiera la ley.Negar la despenalización es taparse los ojos para no ver una realidad que demuestra la existencia de centros clandestinos que realizan abortos en condiciones nefastas.No porque esté prohibido se puede negar su existencia.

saludos

Gerardo Iglesias dijo...

Ante todo te aclaro, Claudia, que la única intención de mi comentario era hacer notar la incongruencia del título de este grupo político, y la usurpación de un nombre solamente con claros fines de marketing socio-político. Una cosa es la discusión ética por el tema del aborto, y otra diferente es usurpar un nombre con una postura moral clara y definida.

En ningún momento pensé ni en convencerte a vos, ni, por supuesto pretender inmis-cuirme en tus opiniones como Católica. Me había desentendido del comentario que hice en tu página pero, como veo que has respondido; no quisiera que sea mal interpretado mi comentario y por eso pretendo ceñirme a fundamentar el por qué de mi primer apari-ción. Me voy a explayar algo más, en aras de poder explicar en algo cuál es la postura de la Iglesia Católica Apostólica Romana al respecto.

Este grupo surge en Estados Unidos en 1970 (curiosamente país en donde nacen la ma-yoría de este tipo de organizaciones antivida) allí la Conferencia Nacional de Obispos Católicos de los EEUU, declaró en Noviembre de 1993 que: "….Católicas por el Dere-cho a Decidir, NO ES UNA ORGANIZACIÓN CATÓLICA, muchas personas pueden ser inducidas a creer que esta organización es auténticamente católica, pero no lo es. No está afiliada ni formalmente ni de ninguna otra manera a la Iglesia….". Los Obispos de EEUU hicieron también mención a la “….implicación de esta organización con movi-mientos a favor del aborto en Washington, DC y comparte una dirección postal y fuen-tes de ingresos con la Federación Nacional del Aborto….”.

Concluyeron afirmando que Católicas por el Derecho a Decidir contradice deliberada-mente las enseñanzas esenciales de la fe católica por lo que no pueden ser reconocidas como una organización católica ni apoyárseles como tal.

En Mayo de 2000, la Conferencia Nacional de Obispos Católicos de EEUU se expide diciendo: “Católicas por el Derecho a Decidir es el brazo de los grupos de presión abor-tistas de EEUU y del mundo. Es un grupo de presión dedicado a respaldar el aborto. Está financiado por poderosas y millonarias fundaciones privadas, para promover el aborto como método de control poblacional”. Terminan los Obispos señalando: "Debido a su oposición a los derechos humanos de algunos de los más indefensos miembros de la raza humana, y porque sus objetivos y actividades deliberadamente contradicen ense-ñanzas esenciales de la fe católica, Católicas por el Derecho a Decidir no merece ningún reconocimiento o respaldo como organización católica".

En México la Conferencia Episcopal se refirió a este grupo señalando que su objetivo es difundir entre los católicos la idea de que el aborto no es malo y que las mujeres católi-cas que lo practican no deben tener ningún conflicto con su fe. Los Obispos Mexicanos finalizan afirmando que “ningún grupo que promueva el aborto puede llamarse legíti-mamente católico”.

Desde luego, se puede ser contradictorio; esto es, hoy pienso una cosa y mañana pienso otra; muchas veces es señal de crecimiento. Lo que no es saludable es ser incongruente, esto es, digo una cosa, pero actúo en forma diametralmente opuesta.

Desde que al rezar no sólo decimos “Dios mío” sino que decimos “Padre Nuestro” por-que creemos en un Padre amoroso que nos ama a todos, y, a su vez, somos todos her-manos, no podemos caer en la incongruencia, de decir “Padre Nuestro”, pero considerar a alguno de nuestros hermanos no dignos de vivir, de ser hijos de Dios. Trasladá esto a cualquier situación que se te ocurra, no sólo al tema del aborto; podés aplicarlo a quie-nes defienden la pena de muerte por ejemplo, la Iglesia se opone por el sólo hecho de que nadie puede decidir sobre la vida de otro ser humano, más aún aquel ser inocente (el que no hace daño) e indefenso absolutamente.

Retomando, cada quien puede sostener la postura que más le guste, pero no se puede arrogar representación cuando no la tiene. Por eso, ¿es correcto que utilicen el nombre de “Católicas”?. Desde luego que no, el código de derecho canónico cita: “Todos los fieles, puesto que participan en la misión de la Iglesia, tienen derecho a promover y sos-tener la acción apostólica también con sus propias iniciativas, cada uno según su estado y condición; pero ninguna iniciativa se atribuya el nombre de católica sin contar con el consentimiento de la autoridad eclesiástica competente.” (Canon 216). Este grupo no sólo no goza de dicho consentimiento, sino, como lo he transcripto más arriba, los Obispos de diversas Diócesis se han expedido negativamente hacia él.

También alegan que, respecto al aborto, la Iglesia a través de sus representantes no se ha expedido en forma infalible….. gran “error”; Juan Pablo II, por citar a uno, declaró: “Desde el momento en que el óvulo es fecundado, se inaugura una nueva vida que no es la del padre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo. Jamás llegará a ser humano si no lo ha sido desde entonces (…) Con la fecun-dación inicia la aventura de una vida humana (...) El ser humano debe ser respetado y tratado como persona desde el instante de su concepción”. También, en su carta encícli-ca Evangelium Vitae, JPII rememoraba a la “Carta Encíclica a todos los Obispos de la Iglesia sobre la intangibilidad de la vida humana inocente” diciendo: “Así como hace un siglo la clase obrera estaba oprimida en sus derechos fundamentales, y la Iglesia tomó su defensa con gran valentía, proclamando los derechos sacrosantos de la persona del trabajador, así ahora, cuando otra categoría de personas está oprimida en su derecho fundamental a la vida, la Iglesia siente el deber de dar voz, con la misma valentía, a quien no tiene voz. El suyo es el clamor evangélico en defensa de los pobres del mundo y de quienes son amenazados, despreciados y oprimidos en sus derechos humanos”.

El ejercicio de la infalibilidad Papal se conoce por la expresión “ex cathedra”, en donde el Romano Pontífice es asistido por el Espíritu Santo en la emisión de definiciones que, por ello, son irreformables. Los Obispos, cuando enseñan en comunión con el Papa, deben ser respetados por todos como testigos de la verdad divina y católica: los fieles, por su parte, en materia de fe y costumbres, deben aceptar el juicio de su Obispo, dado en nombre de Cristo, y deben adherirse a él con religioso respeto. Este obsequio debe ser prestado al magisterio auténtico del Romano Pontífice aun cuando no hable ex cat-hedra. La infalibilidad prometida a la Iglesia reside también en el Cuerpo de los Obispos cuando ejerce el supremo magisterio en unión con el sucesor de Pedro.

Sigo citando a JPII “…La teoría de los derechos humanos se fundamenta precisamente en la consideración del hecho que el hombre, a diferencia de los animales y de las cosas, no puede ser sometido al dominio de nadie….” (EV, 19). Más adelante en la misma carta dice “….declaro que el aborto directo, es decir, querido como fin o como medio, es siempre un desorden moral grave, en cuanto eliminación deliberada de un ser huma-no inocente. Esta doctrina se fundamenta en la ley natural y en la Palabra de Dios escri-ta; es transmitida por la Tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario y universal” (EV, 62)

A un punto tal la Iglesia Católica lo considera un crimen grave que lo castiga con la excomunión automática (latae sententiae), cuando se ha consumado un aborto exitoso, para quienes intervienen en forma directa, y son pasibles de la excomunión quienes lo hacen en forma indirecta aconsejando, prestando apoyo etc. (Canon 1398). La remoción de dicha excomunión, sólo será posible a través de determinados sacerdotes de acuerdo a la jurisdicción, o por cualquier sacerdote en caso de peligro de muerte del fiel (salus animarun, suprema lex).

También el Concilio Vaticano II, un importante movimiento modernizador de la Fe Ca-tólica, condenó al aborto: “se ha de proteger la vida con el máximo cuidado desde la concepción; tanto el aborto como el infanticidio son crímenes nefandos” (Const. Gau-dium et Spes, 51)

Hay muchos otros documentos que rescatan el valor de la vida humana, desde la con-cepción hasta la muerte natural, algunos de ellos: la Carta Encíclica Casti connubii del Papa Pío XI (31 de diciembre de 1930); las Encíclicas Mater et magistra (15 de mayo de 1961) y Pacem in terris (del 11 de abril de l963) ambas del Papa Juan XXIII; la Carta Encíclica Humanae vitae del Papa Paulo VI (el 25 de julio de 1968); la Constitución Pastoral Gaudium et spes del Concilio Vaticano II (7 de diciembre de 1965); la Exhor-tación Apostólica Familiaris consortio del Papa Juan Pablo II (22 de noviembre de 1981); la Instrucción conocida como Donum vitae (22 de febrero de 1987); la Carta Encíclica Evangelium vitae (25 de marzo de 1995); la Carta del Papa Juan Pablo II a las
Mujeres(juniode1995).

También puede decirse que los Papas tampoco han declarado ex cathedra dogmas sobre el cuidado del medio ambiente (peribalontología), el respeto a las diferentes opiniones, la condena a la mentira pública, seguramente porque no lo han considerado necesario; lo que no quiere decir que en algún momento pueda llegar a emitirse un dogma a favor del aborto.

Juzgo conveniente señalar también que la Iglesia no pretende bajo ningún punto de vista disponer del cuerpo de la mujer, lo único que hace es intentar erigirse en una voz que defienda a otras mujeres, o varones que están en el seno materno. Pretende acompañar a la mamá que está cursando un embarazo no esperado proponiendo otras opciones, pero siempre respetando el libre albedrío individual. ¿Conocés a alguien que se haya arrepen-tido de haber tenido a un hijo? Yo conozco a algunas que se arrepienten todos los días de haber abortado.

Creo haber explicado sucintamente cuál es la opinión oficial de la Iglesia Católica al respecto, habrá quienes opten, en ejercicio de su libre albedrío, por no aceptarla, igno-rarla, combatirla o lo que sea.
La Iglesia Católica, fundada en 2000 años de historia, tiene una postura; y no está dis-puesta a vender la salvación a precio de oferta.

Claudia Bazán dijo...

Entiendo tu postura y la respeto aunque como institución tiene mucho que reprocharse y creo que a lo largo de la historia, la Iglesia católica,muchas veces, vendió "la salvación a precio de oferta" cuando por ejemplo le permite comulgar a Videla o a otros personajes similares.Para ellos no hay excomunión?.

Claudia Bazán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gerardo Iglesias dijo...

La analogía es impecable, cuanto camino nos falta recorrer todavía...
Lo que no quita una realidad, la Iglesia no es sólo algunos curas polarizados con una actitud política, como los hay en todos los ámbitos. El mensaje es claro "No matarás", sin excusas.
Pensaba en la analogía del morir a manos de la dictadura con el morir dentro del útero... sin tumbas, sin lápida... ¿sin recuerdos?

Claudia Bazán dijo...

Gerardo:
me parece que una analogía de ese tipo sólo se puede realizar desde un pensamiento dogmático.Se pueden comparar situaciones diferentes?.

Sabes, cuando hace unos meses mostraban el ranchito de chapas del Gran Buenos Aires,donde vivían hacinados cinco chicos y su mamá que acababa de morir después de realizarse un aborto,yo me preguntaba ¿dónde estaba la Iglesia Católica que debe ocuparse de los pobres?.
Es muy fácil hablar desde el deber ser, desde un púlpito con el dedo acusador pero si la realidad la supera sólo quedan palabras...

Cuántos matrimonios católicos llegan vírgenes a su matrimonio? cuántos no utilizan profilácticos? cuántos no toman medidas anticonceptivas? Es una aberración escuchar que la Iglesia dude todavía de la utilización de profilácticos cuando se puede detener una pandemia como el sida, con su uso.
No es extraño entonces escuchar que existan pocas vocaciones sacerdotales, que las iglesias evangélicas crezcan porque tienen un trato más afectivo con sus fieles; la Iglesia no sólo es anacrónica en muchas de sus posturas sino que como institución ha sido incoherente entre la palabra y la práctica,desde su estructura de poder, que no son sólo unos pocos.


saludos y gracias por tus comentarios!

Gerardo Iglesias dijo...

Debo necesariamente volver al tópico inicial, sólo quise exponer la falacia del título de las autodenominadas “católicas” por el derecho a decidir, punto que veo no es el que ha sido cuestionado en tu respuesta. Mi primer mensaje en éste foro, y su posterior aclaración, podría ser sintetizado más o menos en algo como “nadie debería decidir sobre la continuidad de la vida de otra persona, sin excusas”
Dado que hacés preguntas, no puedo obviar, por razones de respeto, el contestarlas.
Me preguntás si se pueden comparar cosas diferentes; y sos vos precisamente quien mencionó otros temas que encontraste relacionados (Videla, la pobreza extrema, el rol de la Iglesia, el SIDA, otros temas menores como la iglesia evangélica, etc.), en fin, fuiste vos quien los trajo a colación; no yo. De todos modos, respondiendo a tu pregunta, mi respuesta es si; desde luego que se pueden comparar cosas diferentes, toda vez que comparar consiste en observar dos o más cosas para establecer diferencias o semejanzas.
Y creo que ese es precisamente el punto, expresar mi opinión, tan dogmática como la tuya.
En cuanto a tus preguntas sobre lo que hacen las parejas de católicos con su sexualidad, no me considero capaz de contestar con veracidad, no es un tema al que yo le preste demasiada atención; además de que me parece una pregunta casi adolescente, lo que haga cada quien con SU vida no invalida una doctrina.
En cuanto a la problemática del VIH/SIDA, es necesario ser muy precisos en el uso del lenguaje, dado que se trata de una pandemia y está implicada la sociedad en su conjunto. Vos decís: “…Es una aberración escuchar que la Iglesia dude todavía de la utilización de profilácticos cuando se puede detener una pandemia como el sida, con su uso….” En realidad la Iglesia no duda al respecto, lo que dice es que “no es un método suficientemente seguro”. Esto es muy importante, toda vez que el preservativo es una tecnología que reduce el riesgo, no lo evita. Afirmar que el preservativo puede “detener una pandemia como el sida” es no sólo inexacto, sino irresponsable. Porque genera una falsa sensación de protección en los usuarios, fenómeno que es conocido en salud pública como “compensación de riesgo”.
Hace algunos años se arribó a un consenso o estrategia llamada ABC (publicada en la revista médica “The Lancet” en el año 2004), que funciona con tres pilares básicos en orden de mayor a menor importancia, la “A” por “abstinence” (abstinencia), la “B” por “be faithful” (se fiel) y la “C” por “use condom” (utiliza condón). O sea, con la “A” se recomienda retrasar el inicio de la actividad sexual, si aún así deseás tener actividad sexual recomienda la “B”, mantener relaciones mutuamente fieles (se sabe que reduciendo el número de parejas, se reduce el riesgo de infección); y, si aún así querés mantener relaciones ocasionales la recomendación final es la “C”, usá preservativo, haciendo especial hincapié en que no es 100% efectivo. Esta estrategia contempla recomendaciones que hace la Iglesia (puntos A y C) y contempla a quienes no desean seguir dichas recomendaciones (punto C) con una adecuada información de riesgos. Como verás, ciencia y moral religiosa pueden tener un punto de encuentro. Limitar las campañas de prevención de la infección por VIH al reparto de preservativos, es abarcar sólo un aspecto y es difundir una falsa sensación de protección, sobretodo en los más jóvenes. No ser dogmáticos es, precisamente, informar con toda la verdad, no tener una visión sesgada al respecto.
De paso, hablando del tema, es necesario recordar que existen otras epidemias tales como el herpes, el papiloma humano: al respecto la ciencia, dice que un 38% de personas que siempre utilizan preservativos pueden infectarse del VPH (Winer et al, New England Jornal of Medicine).
El drama que referís de la mamá que perdió su vida al practicársele un aborto, es así de triste y grave. La Iglesia, que te preguntás dónde está en esos casos, ofrece múltiples posibilidades de acogimiento y asistencia a las mamás en dificultad. Desde luego que no puede llegar a todas, y a otras a las que puede llegar optan, haciendo uso del libre albedrío, por un camino diferente con consecuencias que siempre son dolorosas para la mamá y desde luego fatales para su hijo. Ya que te definís como católica, y te hacés preguntas; quizás puedas encontrar respuestas en el área del Secretariado para la Familia. http://www.matrimonioyfamilia.org.ar/indexA.html
Quiero insertar otra necesidad del uso preciso del lenguaje, afirmar que existe un tipo de aborto “seguro” es arriesgado, la ciencia médica tiene documentados algunas consecuencias tales como laceración (herida) del cuello uterino, lo que aumenta el nº de abortos espontáneos a posteriori. Perforación del útero, intestino, vejiga, trompas. Hemorragias uterinas (que llevan a histerectomías totales). Endometritis (infecciones) post-aborto, que puede llevar a esterilidad, sepsis, embarazo ectópico. Muerte. Todo ello puede ocurrir en cualquier ambiente de trabajo, aún en un quirófano con estandares aceptados de asepsia. Me pregunto si quienes hablan de “aborto seguro” están dispuestos a respaldar con su patrimonio esa aseveración; lo dudo mucho.
Y ya que te preguntás dónde está la Iglesia que debería ayudar a los pobres, te recuerdo, aunque seguramente lo sabrás, que la misión de la Iglesia tiene tres dimensiones: la liturgia, la catequesis y la caritas (la caridad o amor). Respecto de la última existe un organismo de la Iglesia que es Cáritas, que pretende fomentar entre nosotros, los cristianos, la caridad y la justicia, el amor hacia el otro en su más sublime expresión, es decir, que a través de obras concretas los cristianos podamos poner en común nuestros bienes, atendiendo especialmente a los más necesitados, y promoviendo su crecimiento y desarrollo, a decir de Juan Pablo II "ayudándolos a que tomen en sus manos su propio destino" (S.S. Juan Pablo II, discurso a Cáritas Internationalis, 30-V-883). Este servicio se ocupa a diario de cientos de miles de personas a quienes el Estado (que debería preocuparse más por ellos) no llega; no creo desconozcas lo importante que ha sido el accionar de Cáritas en los momentos más acuciantes de la crisis vivida por nuestro país durante estos últimos años.
En cuanto a las iglesias evangélicas, es probable que estén teniendo crecimiento, teniendo conspicuos representantes tan amistosos y respetuosos de la vida humana como “George doble V”…. De paso, ya que toco el tema político te invito a que leas el “informe Kissinger” o Nacional Security Study Memorandum (NSSM-200), si aún no lo has hecho, y verás como el aborto en los países productores de materias primas, es una política de estado para los americanos (del norte, por supuesto) desde hace más de 30 años.
Agradezco me permitas expresarme en tu espacio.
LVNF

Janela dijo...

Aqui em Brazil temos problemas de difucion tambem. Me parece acertada la estrategia ABC

Danza Invisible dijo...

Ese no es un grupo "católico". Es una mentira más para dividir a los católicos y ridiculizar a la Fe cristiana (de cualquier denominación).

Lo de legalizar el aborto sólo porque "es una realidad" me suena tan traído de los cabellos como legalizar el narcotráfico (para evitar los crímenes) o legalizar el robo (para evitar que la gente se defienda y así no haya heridos ni muertos), o como, ya que de todos modos me van a robar la casa, mejor dejo la puerta abierta y la luz prendida, para que nada se rompa ni nadie resulte herido.

No puedo creer que personas que se consideran inteligentes propugnen esta lógica, y además lloriqueen reclamando derechos humanos para quienes infringen las normas básicas de convivencia social, sin pensar en el básico derecho a la vida de todo ser humano, nacido o por nacer.

Si yo sé que jugar con un arma es peligroso, que puedo morirme accidentalmente, ¿debe ser responsabilidad del Estado darme las condiciones para que, si me disparo a mí misma, al final yo no muera?

Es el colmo.