miércoles, octubre 18, 2006

El poder de los obsecuentes...

Por Claudia Bazán

Ayer miraba asombrada cómo un grupo de supuestos peronistas se agredían, definían bandos y encrucijadas.Un 17 de octubre fielmente peronista .... incorregibles (diría el General Perón)!.

Las imágenes mostraban al rojo vivo la alcahuetería que quería estar cercana al palco,en primer plano, que se los viera vistiendo la camiseta.El poder adquiere colores y ribetes que sorprenden, los alcahuetes terminan siendo más papistas que el Papa, son materia siempre disponible para sus amos.

Como país vivimos bajo la meta del éxito fácil... no sé lo que quiero pero lo quiero ya y a cualquier costo. Con la alta tasa de desempleo se fue forjando la idea de que cuanto mejor te acomodes más rápidito llegarás.Y sí ,así es la política y las instituciones son, por supuesto, un fiel reflejo de ello.

Volviendo a las instituciones: basta que haya cargos vacantes para que se desate la gran carrera... sangrienta y a cualquier costo, mucha alcahuetería y una dosis de obsecuencia bastarán, para suplir incapacidad, si es que la hubiera(no hay que generalizar).Los hay que eligen un bando y arremeten cual quimera sin ver que dejan a su paso una pena rastrera (me salió al estilo del Martín Fierro,ja ja!).

Sigo cavilando y espero que esta bendita costumbre argentina cambie, dejando a los amigos amigos y a los capaces que rindan examen, dejando al dedillo colgado en el altillo de las antiguedades.Será una quimera?

1 comentario:

Natalia dijo...

Hay muchos que dirían que sí.
Yo lo veo poco probable, aún en el largo plazo. Haría falta un cambio de mentalidad, de la sociedad(porque los políticos no vienen de Marte). Y eso, que yo sepa no ha ocurrido (pacíficamente) en ninguna parte. Es más, aún los intentos de cambiar la mentalidad de los pueblos a la fuerza han terminado por fracasar.